La verdadera belleza es más que algo físico…. Se siente, es vibración, es energía, algo que no se puede explicar.

Cómo nos vemos, tiene todo que ver con lo que comemos.
Puede sonar cliché, pero en realidad estamos hechos de lo que nuestro intestino asimila, por eso alimentos, microbiota y digestión, juegan un papel fundamental en nuestra piel, la cual se estructura, se forma y se repara diariamente.

Es muy valioso preguntarse: ¿De qué quiero estar hecho?¿De comida chatarra o de comida llena de color, vibrante, natural? Esa es la decisión que tomamos cada vez que elegimos lo que ponernos en nuestro plato.

Más allá de las cremas, y de los múltiples tratamientos de belleza, existen unos secretos que harán que tu piel se vea mejor que nunca, aquí te los contamos:

Las bayas o frutos rojos : las moras, arándanos, frambuesas y fresas son muy ricas en antioxidantes, vitamina C y tienen propiedades antiinflamatorias.

Prioriza la hidratación: estar hidratado puede ser más potente que las mejores cremas. Si quieres que tu piel se vea hidratada, clara y brillante en lo primero que debes pensar es en cuanta agua tomas y que tanta agua te aportan los alimentos que consumes (frutas y verduras son la clave)

Recuerda la vitamina C: el Kiwi y la guayaba son muy ricos en vitamina C, la cual ofrece brillo, firmeza, y hace que la piel esté más luminosa, además tiene el poder de disminuir las líneas suaves y ayuda a metabolizar el alcohol en el cuerpo (sirve para disminuir el guayabo…)

Come más remolacha: esta es una raíz muy poderosa, tiene Betaína (un nutriente que acidifica el estómago y detoxifica porque estimula el hígado) el secreto que aporta en la belleza es que ayuda a crear balance en los fluidos en la célula, cuando estos fluidos no están en balance las células mueren y cuando esto pasa nuestros cuerpo muestra señales de envejecimiento de la piel.

Apóyate en las hierbas: cilantro, albahaca, menta , limonaria, la variedad es lo mejor para la biodiversidad del ecosistema de nuestro cuerpo. Multiplica las oportunidades de que la buena bacteria esté viva. Las hierbas son claves para limpiar, calmar, desinflamar.

Elimina los estresantes de la piel: si estás enfocada en una piel radiante no comas azúcar, comida ultra procesada, lácteos, para no crear desbalance hormonal, los lácteos son muy inflamatorios y difíciles de digerir.

Come lindo, vive lindo: entre más hermosa sea tu comida mas lindo se sentirá comerla, llama la belleza, el solo hecho de llenarte de comida vibrante y natural te hará sentir sano, feliz y más lindo, ¡la felicidad se ve en los poros!

Hazte consciente de los beneficios que aporta cada alimento:
Los verdes te hidratan, las bayas te aportan vitamina c, los amargos favorecen el hígado, el cacao es antiedad, etc… con esta conciencia vas a tomar mejores decisiones.

No olvides que el descanso: Regula el estrés, separa espacio en tu agenda para relajarte, medita y duerme lo suficiente.

Vitamina D: Toma unos minutos de sol temprano en la mañana(antes de 8:30 am) y no salgas al sol directo entre las 11:00 am y las 3:00 pm

Recuerda: ¡Eres lo que comes, y eso incluye tu piel!

Si quieres una piel más clara, radiante y con efecto un glowy divino únete a nuestro programa.

14 o 21 días que hacen la diferencia.