Es muy común que según nuestras creencias y cultura comamos en exceso comida ultraprocesada y alcohol en las fiestas de navidad y año nuevo, para muchas familias la comida en exceso es símbolo de unión y conexión, no recibir o decir NO, se vuelve un tema descortés y es para algunos hogares mal vistos ¿Te ha pasado?

Celebramos la vida con comida, es un hecho, pero al final, esto no nos hace sentir muy bien, nos sentimos pesados e inflamados y muchas veces culpables.

¿Por qué me inflamo o me siento pesado?
La inflamación se da por gas acumulado en el abdomen, puede ser causado por:
El aire cuando se mastica, durante el proceso digestivo, el aumento en el consumo de comidas altas en azúcar, alcohol y sodio, el estrés que muchas veces acompaña estas fiestas, el acelere que no nos permite estar presentes, ni masticar correctamente, los cambios de rutina y la tendencia a comer en exceso.

Ojo! También puedes estar presentando una condición llamada Sibo, que es una sobrepoblación de bacteria en el intestino delgado que fermenta la comida y produce gas.

Tips para reducir la inflamación en navidad

Come un buen desayuno basado en grasas, proteína y carbohidratos como nuestros batidos o/y un omelette de verduras con aguacate y frutos rojos.

Hidrátate muy bien, agua con una pizca de sal y de limón, electrolitos o agua de coco, esto reduce la inflamación y te ayudará a tener energía.

Toma agua tibia con limón en las mañanas, esto te acidifica el estómago para empezar correctamente la digestión.

Come con conciencia, despacio y masticando bien, puedes dejar descansar los cubiertos en la mesa mientras comes, masticando muy bien hasta el siguiente bocado, para evitar comer rápido.

Toma una cucharada de vinagre de manzana diluido en agua durante 10 minutos antes de tus tres comidas.

Antes una comida pesada puedes tomar enzimas digestivas, las venden en tiendas naturistas, asegúrate que tengan alguno de estos ingredientes: Proteasa, Amilasa, Lipasa.

Toma aromáticas de hierbas amargas como la albahaca morada.

Toma aceites esenciales, (importante que verifiques que si sean aptos para consumir) por ejemplo P Cide de Nutrabiotics o algunos aceites como el orégano son antimicrobianos.

Hazte masajes en tu abdomen en forma circular.

Toma probióticos pueden ser de la comida fermentada como el kimchi, chucrut, kefir, miso, kombucha o en forma de suplementos.

Sal a caminar, favorece tu digestión y además tiene un efecto calmante y antiestrés

Descansa y diviértete, la vida es más sencilla de lo que parece.